Moby / Innocents

Texto publicado originalmente en Revista Esnob.

Moby - Innocents

Amo a Moby, en verdad que lo quiero. Lo considero un gran tipo y una de las cosas que más disfruto de él es la consciencia que tiene de sí mismo: constantemente en Twitter se auto denomina “un gringo ignorante” (aunque no lo sea) y las campañas que a lo largo de su carrera ha emprendido en contra de distintas corporaciones y/o personajes (posiblemente la más sonada sea la que hizo contra Kentucky Fried Chicken) lo muestran como alguien coherente y bastante inteligente. Sin embargo, hasta el más inteligente de los músicos puede caer en uno de los errores más comunes: estancarse con su propio sonido.

La muestra más clara de lo anterior está en Innocents, el onceavo disco de Moby que fue escrito, grabado y producido durante el pasado año y medio. En esta ocasión, Richard Melville Hall reclutó a voces más o menos conocidas dentro del ámbito musical: Al Spx de Cold Specks, Damien JuradoSkylar GreyInyang Bassey (frecuente colaboradora poco conocida), Mark Lanegan y su compadre Wayne Coyne de los The Flaming Lips.

Innocents es, pues, uno de esos casos en los que pese a la enorme cantidad de talento reunido no se obtiene una obra precisamente destacable, pero que también por esa misma cantidad de talento, la calidad no baja en ningún momento.

El disco abre con “Everything That Rises”, track ambient que bien podría haber sido lado be de cualquier canción incluida en esa gran trilogía que conforman Play (1999), 18 (2002) u Hotel (2005). El tema logra crear una atmósfera única y muy particular, como esas que sólo Moby sabe hacer, pero puede confundirse con cualquier otro de sus temas. Además, muestra lo urgente de hacer una cooperación para comprarle al tátara sobrino nieto de Herman Melville un sintetizador nuevo.

El primer sencillo de Innocents viene después: “A Case for Shame”, interpretado por Al Spx. El tema no ofrece muchas novedades al sonido Moby, al igual que el resto del disco, en el que las voces de los colaboradores se pierden en capas de los sintetizadores ambientales que tenemos más de una década escuchando. Aunque agradables al oído, la mayoría de los temas resultan bastante olvidables; como el caso de “Almost Home”, donde la voz dulce de Damien Jurado se suaviza entre la guitarra y un beat filtrado que, pese a sus buenas intenciones, estás no se quedarán enganchadas a nuestra memoria.

Lo cierto es que pese a repetirse demasiado a sí mismo y a caer en lugares comunes constantemente, Moby no puede dejar de brindar momentos interesantes. Como su colaboración con Wayne Coyne, “The Perfect Life”, tema que se venía cocinando desde hace más de quince años (ambos se conocieron abriéndole a los Red Hot Chilli Peppers en 1995 y desde entonces querían trabajar juntos) y quizá sea uno de los que mejor transmite la energía que Innocents quería proyectar. Esta colaboración quedó enmarcada todavía mejor en el irreverente video hecho para el tema, en el que Moby y Coyne pasean vestidos de charros por Los Ángeles recogiendo a todo tipo de personajes.

Otro de los mejores momentos del álbum vendrá con una antigua colaboradora: Inyang Bassey, vocalista que en distintas ocasiones ha salido de gira con Moby y que para Innocents, el músico le regala un tema soul con una letra breve pero que se complementa a la perfección con los discretos metales: “Don’t Love Me”. Cuatro minutos de pura sensualidad.

Entre los temas puramente instrumentales destacarán “A Long Time” y “Saints”, si acaso, la canción más identitaria de Innocents. Pero eso es sólo dentro del universo del disco; difícil ver a alguna de estas canciones destacar a la hora de hacer una retrospectiva en la carrera de Moby.

Si bien, Moby ya está en un punto de su carrera en el que puede hacer lo que le plazca (después de haber vendido más de veinte millones de discos la industria se suele volver benévola contigo), desespera ver a alguien con tanto talento haciendo siempre lo mismo. La pregunta es si algún día volveremos a esa genialidad que lo caracterizó en sus primeros trabajos y posteriormente en Play, o si más bien estos discos desabridos representan lo que pasa después de la pérdida de la inocencia.

· Tracks destacados: The Perfect Life, Don’t Love Me, A Long Time.

· Escúchalo si te gustan: Moby, Moby y Moby, pero además, Röyksopp, Massive Attack, Brian Eno, Maya Jane Coles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s